InstallShield

No es propiamente de Delphi, pero es un instalador que viene junto al paquete y de gran utilidad. Cierto que es una versión reducida, la profesional, mucho más fuerte (y cara) se adquiere aparte, en la empresa del mismo nombre, y en ese caso es multilenguaje, en la que viene con Delphi, tan sólo esta en inglés.

La mayoría de los apartados son suficientemente intuitivos, los que cabría destacar son:

En AppInfo la macro <ProgramFilesDir>\\

La instalación correcta del BDE es fundamental. Ahí está la opción « Settings… » Se puede instalar entero, o los drivers a utilizar, como se ve en la figura:

En este caso es una instalación exclusivamente con drivers de Paradox.

Al pulsar « Siguiente » pide el nombre del alias o de los alias. A continuación si se quiere cargar la configuración para 16 y 32 bits. Para terminar con una definición de ellos. Aquí es importante el path. Si se deja al usuario elegir donde instalar la aplicación, la ruta lo será según la macro <INSTALLDIR>, por ejemplo, <INSTALLDIR>\datos, utilizará la carpeta seleccionada por el usuario y creará a partir de ella la subcarpeta « datos ».

A continuación hay que indicar los componentes y los ficheros que se quieren instalar. Se pueden crear tantos Grupos como se precise, para ello se crea un grupo, se abre y desde el explorador que aparece en « Insert Files » se arrastran los que precisemos hasta el Grupo elegido. El ejemplo de la imagen siguiente muestra el grupo de programas, donde irá el ejecutable y todos los que queramos incluir, después creo el Grupo de Datos, donde irán las tablas, el de Ayudas, donde incluyo los ficheros de este tipo, etc. Los correspondientes al BDE/IDAPI se generan de forma automática. Es importante que en Propiedades figure nuevamente <INSTALLDIR> como directorio de destino (salvo que no se deje elegir), en cuyo caso en la opción siguiente « Dialogos » deberá eliminarse esa opción.

El resto de todas ellas son muy intuitivas y no parece que haga falta ninguna mención.

Las claves del Registro las genera de forma automática, tocarlas es la mejor forma de estropearlo, por lo general.

La indicación de los iconos e imágenes, a gusto de cada cual, no pasa nada por dejar en blanco este apartado, depende de la estética que se quiera dar a la instalación.

La que es obligatoria es « Disk Builder », y la elección de « Disk Size » dentro de ella, hay que indicar si es un CD o disquetes de x capacidad, etc. y una vez seleccionadas las opciones, presionar para cargar. Irá mostrando información, y si encuentra errores informa de ellos. Con esto lo que hace es generar en el disco duro los ficheros.

Con la opción de « Test Run » hay que tener cuidado, si probamos la aplicación en el mismo ordenador con que trabajamos y modificamos el directorio para hacer las pruebas, también se modifican los alias, con lo que al ir a retocar esa aplicación, no encontrará los ficheros, debiendo cambiarlos nuevamente en el administrador del BDE.

Por último está la opción « Copy to Floppy », que no tiene por qué ser tal, un CD no es un floppy, que genera los discos de instalación con los ficheros que deja en el disco duro.

Una vez generados no desaparecen, como tampoco lo hace el fichero de características de la instalación, podemos reutilizarlo de nuevo cuando lo necesitemos.