Modelos de componentes en entornos distribuidos

DCOM es una extensión del modelo COM para entornos distribuidos y, como tal, cuenta con las mismas características, ventajas y desventajas de COM. Este modelo está presente en unos 150 millones de sistemas, aunque el número de aplicaciones que realmente usan DCOM en entornos distribuidos no es muy significativo. Se trata de una tecnología propietaria, diseñada y controlada absolutamente por una empresa, que es la que escribe la especificación e implementa los servicios necesarios.

Al igual que COM, DCOM es un modelo de objetos o componentes binarios, con una relativa independencia del lenguaje y una dependencia casi absoluta de Windows. Actualmente DCOM está disponible para Solaris gracias al trabajo conjunto de Microsoft y Software AG, empresas que siguen colaborando en el objetivo de que DCOM esté en otros sistemas. No obstante, por ahora no parece que muchos desarrolladores se decidan por este modelo a la hora de trabajar con diferentes plataformas.

El mecanismo RMI de Java es una opción sólo válida para los programadores que usen este lenguaje en sus desarrollos. Se trata de un sistema que permite utilizar objetos remotos como si fuesen locales, bien obteniendo referencias o incluso transfiriendo el objeto a través de la red y ejecutándolo localmente, una posibilidad de la que no dispone ni DCOM ni CORBA. La gran ventaja de Java RMI es que, como todo bytecode Java, puede ser ejecutado en prácticamente cualquier plataforma actual.
Aunque normalmente se hace referencia a CORBA como un modelo de objetos, lo cierto es que se trata más de una tecnología que permite la comunicación entre objetos, no entrando en los detalles de implementación. CORBA es una especificación que documenta claramente aspectos como los tipos de datos que es posible utilizar, las interfaces de los objetos y el protocolo de comunicación entre ellos. Esta especificación puede implementarse en cualquier sistema y aplicarse sobre cualquier lenguaje.

A diferencia de DCOM, CORBA es un modelo gestionado y apoyado por una organización, la OMG, compuesta por más de 800 empresas, entre las cuales se encuentran las más importantes, como IBM, HP, Sun o la propia Microsoft. La implementación del modelo no está hecha por la misma empresa que controla la especificación, como en el caso de DCOM, sino que cualquier fabricante de software puede utilizarla para crear su propia implementación.